top of page
Buscar
  • Foto del escritorWeAre1

COVID-19: “Quedarse en casa” no es una opción para las personas sin hogar


Por nuestro llamado a las autoridades a implementar 7 medidas para proteger a las personas sin hogar del Covid,

Las personas sin hogar son un grupo especialmente vulnerable en el contexto de la pandemia de COVID-19. Dormir a la intemperie o permanecer en alojamientos temporales o de emergencia (hostales, albergues nocturnos, etc.) las pone en alto riesgo de transmisión y compromete su acceso a espacios de higiene y aislamiento. Las personas sin hogar son una población de alto riesgo desde el punto de vista médico; desproporcionalidad afectada por la mala salud y la discapacidad. La prevalencia de enfermedades respiratorias entre la población sin hogar en nuestras comunidades es alta. Si contraen COVID-19, es más probable que se enfermen gravemente y mueran. Además, las personas sin hogar enfrentan múltiples barreras para acceder a la atención médica y a la información de salud pública. La transmisión de esta población de alto riesgo también es difícil de contener, lo que significa que proteger a las personas sin hogar es un elemento importante para manejar la crisis de salud pública más amplia. Muchas de las medidas dirigidas a la población en general (autoaislamiento, mayor higiene, quedarse en casa, distanciamiento social estricto) no son una perspectiva realista para las personas sin hogar. Si esta brecha no se aborda con urgencia, estos y otros miembros vulnerables de nuestras sociedades quedarán fuera de las respuestas de política pública a la pandemia.

A medida que la pandemia se acelera, los servicios para personas sin hogar y las autoridades públicas se esfuerzan por proteger la salud y el bienestar de las personas sin hogar. La situación evoluciona rápidamente y las circunstancias sobre el terreno cambian a diario. Se requieren medidas urgentes para proteger a las personas sin hogar. FEANTSA (la Federación Europea de Organizaciones Nacionales que trabajan con las personas sin hogar) está monitoreando la situación en toda Europa e internacionalmente. Están surgiendo varias prioridades clave para los gobiernos, las agencias de salud pública y los proveedores de servicios, que incluyen:

Divulgación y pruebas dirigidas y proactivas

En esta etapa, las medidas de divulgación proactivas y específicas para las personas sin hogar se necesitan con urgencia y están desesperadamente subdesarrolladas en la mayoría de los países. En el Reino Unido, Pathways, una agencia especializada en atención médica para personas sin hogar, está trabajando en un plan detallado para Londres. Implica pruebas rápidas y activas para COVID-19 en todos los servicios para personas sin hogar de Londres, separando a los pacientes sin hogar que dan positivo de aquellos que están libres de virus y estableciendo nuevas instalaciones temporales de emergencia para atender por separado a cada grupo. Las personas sin hogar deben ser un grupo prioritario para las pruebas en todos los países y esto requiere un alcance específico. Este tipo de programa es fundamental para los que duermen en la calle y es una prioridad de salud pública particularmente urgente para los campamentos, que son cada vez más frecuentes en el contexto de la crisis de vivienda que enfrentan muchas grandes ciudades de Europa y otros lugares. Dado el acceso muy limitado a las pruebas en muchos países actualmente, esto no está sucediendo y se requiere una acción urgente.

Garantizar el acceso a la higiene y los alimentos

Las personas sin hogar a menudo tienen acceso limitado a la higiene. El acceso reducido a los centros de día, el cierre de baños públicos y otras medidas agravarán esto. Las personas sin hogar corren el riesgo de sufrir hambre e inseguridad alimentaria. Muchos de los servicios que brindan alimentos a las personas sin hogar se están viendo afectados por la crisis del COVID-19. Muchos han pasado a proporcionar paquetes de alimentos en lugar de comidas en el lugar. En algunos países, el cierre de restaurantes e instalaciones de catering ha excluido los servicios que brindan alimentos a personas sin hogar y vulnerables, por ejemplo en Italia. Las compras de pánico han generado escasez de productos básicos en los bancos de alimentos de algunas comunidades. En algunos contextos, se está desarrollando un alcance activo para proporcionar a las personas sin hogar kits de higiene, alimentos y bebidas. Dicha acción debe estar debidamente financiada y coordinada. En España, las Fuerzas Armadas se han movilizado con este fin.

Facilitar el acceso a un alojamiento seguro

Los proveedores de servicios y las autoridades públicas han tomado medidas para mantener el acceso a la vivienda durante la pandemia. Francia, Bélgica, Luxemburgo y otros han ampliado los llamados "programas de invierno" para evitar el cierre de albergues y el desalojo de personas a las calles durante la pandemia. Los servicios sociales esenciales se mantienen a pesar de las medidas de confinamiento en muchos países, por ejemplo en Italia. Las condiciones de vida en los albergues, donde las instalaciones y los dormitorios compartidos son comunes, hacen que sea prácticamente imposible controlar de manera efectiva la transmisión de una enfermedad altamente infecciosa. Un servicio que brinda alojamiento a personas con problemas de salud que se encuentran sin hogar en París ha registrado 13 casos de COVID-19.

Para estar lo más seguros posible, los servicios de alojamiento para personas sin hogar han tomado las siguientes medidas:

Medidas de higiene reforzadas

Medidas para reducir el riesgo de transmisión: reservas continuas para reducir la rotación diaria de usuarios dentro y fuera del refugio, visitas reducidas, medidas de personal

Reserva/adquisición de unidades de vivienda para aislamiento (ver más abajo)

Capacidad adicional de refugio para aliviar el hacinamiento. Por ejemplo, Francia ha anunciado planes para "centres de deserrement" regionales (alojamiento de emergencia adicional proporcionado por las autoridades regionales para reducir el hacinamiento en los refugios y, por lo tanto, facilitar el distanciamiento físico)

Introducción de regímenes de “pensión completa” en los albergues para usuarios especialmente vulnerablesµ

Información y consejos para los usuarios del servicio

Protocolos de hospitalización

Planificación de contingencia, especialmente con respecto a los niveles de personal.

Apertura 24/7 de albergues nocturnos

Despliegue de personal sanitario en servicios para personas sin hogar

Algunas autoridades públicas han proporcionado orientación específica a los servicios para personas sin hogar. Está muy claro que para ser relevante, esta guía debe estar firmemente basada en la realidad y elaborada en estrecha cooperación con el sector.

Algunos consejos son evidentemente poco realistas, por ejemplo: aconsejar que las personas que se sientan enfermas deben “permanecer en su habitación” sin tener en cuenta la prevalencia de las habitaciones compartidas, el acceso a un baño, la comida o las instalaciones para cocinar.


Es posible que los refugios deban cerrar debido a la infección y/o la disminución de los niveles de personal y voluntarios. La combinación de niveles decrecientes de personal y alta demanda será difícil de manejar. Muchos servicios están desarrollando planes de contingencia para una mayor reducción de la capacidad. Dichos planes son una prioridad urgente, y las autoridades públicas deben garantizar que las personas sin hogar no se queden sin una alternativa.

Una de las principales prioridades de las autoridades públicas y los servicios para personas sin hogar debe ser la adquisición de viviendas de emergencia como alternativa al alojamiento compartido y permitir que las personas sin hogar se autoaíslen. Bruselas ha abierto una nueva instalación dedicada donde 15 personas sin hogar podrían autoaislarse en cualquier momento. En Dinamarca, se está discutiendo sobre la movilización de unidades hoteleras vacías. Se necesitan con urgencia más de estas iniciativas, que proporcionen más lugares para un alojamiento seguro y apropiado. El plan de Pathways para Londres incluye desarrollar este tipo de medidas. Se requiere coraje y creatividad para adquirir más viviendas de emergencia. Esto puede significar activar hoteles cerrados, unidades de Airbnb vacías, edificios públicos, etc. para este propósito.

Mantener a las personas alojadas

Detener el flujo de personas sin hogar ayudará a proteger a las personas vulnerables del COVID-19, especialmente a medida que el impacto económico de la crisis afecta. Se han anunciado vacaciones hipotecarias en varios países (Italia, España, Reino Unido). Deberían desarrollarse medidas similares para los inquilinos, que suelen ser más vulnerables a corto plazo. Se necesitan medidas específicas dirigidas a las personas con alojamiento inseguro. Por ejemplo, en Francia, la moratoria de invierno sobre los desalojos se ha ampliado para evitar que las personas pierdan su vivienda durante la pandemia. En España, la suspensión de decisiones judiciales no esenciales incluye los desahucios. En el futuro, también serán importantes medidas más amplias para proteger a las personas vulnerables del impacto económico de la pandemia.

Evitar la estigmatización y promover la solidaridad

Las personas sin hogar son un grupo muy estigmatizado en nuestras sociedades. Las medidas y los mensajes de salud pública deben ser compasivos y centrarse en su vulnerabilidad y el derecho igualitario a la salud, en lugar de culpar o victimizar.

Proporcionar acceso a asesoramiento y apoyo.

Las personas que se enfrentan al sinhogarismo son muy vulnerables al aislamiento y la exclusión social. Esto se verá agravado por la reducción de personal y voluntarios en los servicios para personas sin hogar, así como por la necesidad de limitar el contacto social con los demás. El cierre y la evitación de centros de día, restaurantes sociales, etc. agravarán esto y deberían compensarse con actividades de divulgación (véase el punto 1). Las medidas para mantener el acceso a asesoramiento y apoyo incluyen líneas de asesoramiento especializadas, así como alternativas telefónicas o basadas en Internet al trabajo social presencial. Estas y otras medidas se están desarrollando en algunos países y serán necesarias en el futuro.

Protección de la mano de obra del sector sin hogar

Todo lo anterior depende de que se tomen las medidas apropiadas para proteger al personal y los voluntarios que trabajan con personas sin hogar que corren el riesgo de contraer COVID19. El sector está implementando medidas de gestión de riesgos (reducción de la circulación del personal, trabajo remoto para funciones relevantes, preparación e implementación de planes para reducir los servicios, medidas de higiene reforzadas, acceso a equipos, reorganización del trabajo, listas de personal centralizadas, etc.) pero necesitará el apoyo de las autoridades públicas en el futuro.

Proteger a las personas sin hogar de las medidas de ejecución punitivas

La aplicación de las medidas de confinamiento por parte de la policía debe tener en cuenta la especial vulnerabilidad de las personas sin hogar y la falta de alternativas seguras al espacio público de las que disponen. Se debe desarrollar la cooperación interinstitucional y medidas no coercitivas específicas para garantizar que la aplicación conecte a las personas sin hogar con un apoyo seguro, en lugar de hacerlas más vulnerables.



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page